INTRODUCCIÓN AL KETO

Probablemente hayas escuchado algo acerca la Dieta Keto o Cetogénica. En la actualidad, se están escribiendo numerosos artículos sobre la dieta Keto y cada vez un mayor número de personas están disfrutando de sus increíbles beneficios.

¿Qué es la dieta Keto? ¿Qué significa Keto y cómo se lleva a cabo este tipo de dieta? Vamos a tratar de explicártelo de la manera más sencilla posible en este artículo.

Básicamente, nuestro cuerpo utiliza dos combustibles diferentes. Por un lado, tenemos el azúcar de los hidratos de carbono que obtenemos en los alimentos que consumimos y es el que la mayoría de la gente utiliza cada día. Dentro de este tipo de alimentos están el pan, la pasta, el arroz y las patatas por ejemplo.

El otro combustible es la grasa. La Dieta Keto es una dieta muy baja en hidratos de carbono, por tanto, nuestro cuerpo tiene que cambiar su principal fuente de energía (glucógeno en los hidratos de carbono) y comenzar a utilizar la grasa como combustible principal. Alimentos que contienen altos índices de grasa son por ejemplo los huevos, la carne, el aguacate, la mantequilla, el aceite de oliva o las nueces. Incluso el cerebro es alimentado por la grasa. Cuando el cuerpo no tiene azúcar, la grasa del hígado se convierte en moléculas de energía llamadas cetonas que alimentan el cerebro. Por esta razón, esta dieta se llama Cetogénica (Ketogénica en inglés) ya que produce cetonas.

Cuando nos alimentamos principalmente de grasas iniciamos un proceso llamado Cetosis (Ketosis en inglés) que aporta muchos beneficios a nuestro cuerpo que más tarde explicaremos.

Cuando iniciamos el proceso de Cetosis, nuestro cuerpo se convierte en una máquina de quemar grasa. Esta dieta es ideal para quemar grasa las 24 horas del día y 7 días a la semana (incluso quemamos grasa cuando dormimos). Además, este proceso nos aporta mucha energía gracias a la cual afrontaremos cada día con las mejores garantías.

La dieta Keto se ha vuelto muy popular últimamente aunque la realidad es que no es nada nueva. La base del Keto es un término antiguo que posiblemente hayas escuchado muchas veces anteriormente pero con distintas denominaciones. Esta dieta baja en hidratos de carbono es también una dieta sin gluten, similar a la dieta paleo y es muy cercana a la conocida y antigua dieta Atkins. La idea básica es muy sencilla ya que está basada en alimentos simples. La idea principal es evitar la mayoría de hidratos de carbono como el azúcar, la comida basura procesada, el pan, la pasta o el arroz por ejemplo. En su lugar, escogeremos alimentos como la carne, el pescado, huevos, verduras y grasas naturales como la mantequilla.

Podemos decir que la dieta Keto es una versión mejorada de las dietas similares que la preceden. Estas dietas anteriores se han probado durante décadas o incluso siglos y siguen siendo muy populares porque realmente funcionan. Podemos encontrar una explicación evolutiva ya que nuestros antepasados no se alimentaban de hidratos de carbono refinados o azúcar como lo hacemos hoy, por tanto, es sensato decir que probablemente nuestros cuerpos no están adaptados a ese tipo de alimentos.

La ciencia moderna ha demostrado que la dieta Keto funciona, de hecho, existen artículos al respecto que se pueden tomar como referencia.

En una dieta Cetogénica, la mayoría de las personas que la llevan a cabo correctamente pierden peso sin la sensación de pasar hambre. Es importante tener en cuenta que la dieta Keto no es solo utilizada de forma temporal, de hecho, muchas personas la disfrutan como un estilo de vida a largo plazo no solo para perder peso, sino también para mejorar su salud y bienestar además de mantenerse en forma durante todo el año. Es común escuchar comentarios de las personas que llevan a cabo esta dieta de que disfrutan de un alto nivel de energía, claridad mental y niveles estables de azúcar en la sangre. La sensación de hambre continua desaparece y los antojos por alimentos dulces se reducen también. Las comidas de la dieta Keto pueden ser deliciosas y no exigen la necesidad de contabilizar continuamente el número de calorías.

La sensación de saciedad es continua y tu cuerpo seguirá siendo propenso a perder el exceso de peso incluso sin hacer ejercicio físico. En cualquier caso, siempre aconsejaremos realizar actividad física ya que es beneficioso para la salud y para sentirse mejor.

Featured products